HOY: ENTREVISTA CON UN CONEJITO
Por: Dulce María López, 13 años.
Alumna de la Escuela María Montessori

Mic: En esta ocasión me encuentro con un lindo conejito, pero no es un conejito cualquiera, es el conejito de la Pascua. -Hola, conejito, qué tal.
Conejo: Muy bien, trabajando duro para esta Pascua.

Mic: Cuéntanos cómo empezaste a trabajar a estregar huevos.
Conejo: Bueno, pues una vez, una mujer muy buena, no tenía qué regalarles a sus hijos en sus cumpleaños, así que pintó unos huevos de pato, los decoró muy bonitos y los escondió en un nido mío para darles una sorpresa. Cuando llegaron sus hijos, fueron a mi nido y yo me asusté mucho, salí y me sorprendí igual que ellos. La niña gritó: -¡mira mamá, en mi cumpleaños el conejo nos trajo unos huevos muy lindos!, y no haz de creer, pero de ahí comenzó todo. Pensé que era un lindo oficio, y que además vería a todos los niños sonreír.

Mic:¡Qué lindo! Y ¿dónde sucedió todo esto?
Conejo: Aquí, en Alemania, hace mucho tiempo.

Mic: Oye, conejito, y ¿por qué los huevos en Pascua?
Conejo:¡ah! Pues es una tradición, porque de un huevo nace una criatura nueva, como los pollitos, los patos, etc., y por eso, justamente, se dan al principio de la Primavera, y la Pascua, siempre cae en primavera.

Mic:¿Y qué no se podría sólo dar el huevo, sin decorarlo?
Conejo: No, porque los colores con los que los decoro, representan la luz del sol.

Mic:¡Eso no lo sabía!
Conejo: Y te apuesto a que tampoco sabías que en tiempos pasados los Indúes creían que el mundo había nacido de un huevo.

Mic:¡Cuantas cosas sabes! Mil gracias por la entrevista.
Conejo: Aquí te doy un huevo de recuerdo para que tú lo adornes. y recuérdale a la señora gallina que yo no le robé su trabajo.

regresar