Por: Manolo Fournier, 6º A.
Alumnos del Instituto San Ángel Inn

Sabiendo que el "Cienpiés" tiene tantos pies, decidimos poner en marcha los nuestros, y mi hermana y yo pedimos a nuestros papás que nos llevaran a un lugar de interés y fuimos al Centro Histórico.

Ahí conocimos muchos lugares importantes, pero en esta ocasión les platicaremos de la Oficina de Correos. Ésta es una de las más bellas construcciones que existen en la Ciudad de México y tiene una s escaleras que hacen que pienses en la gente que pasaba por ahí con sus polainas y con sus vestidos largos y polizones, a principios del siglo pasado, que es en el que nosotros nacimos.

Al llegar al primer piso, vimos que había un museo, en donde pudimos ver fotografías, de cómo era antes, cómo había columnas y buzones antiguos, y cómo lo restauraron. .Un ejemplo de ello, son los leones dorados que sostienen algunas cadenas de las que agarra el techo de la entrada, estaban pintados de negro, y ahora ya tienen su color original que es el dorado. Otro ejemplo: se habían puesto paredes rectas, tapando los hermosos dibujos que tiene la pared, ahora ya se pueden ver otra vez, y a mí me gustaron mucho.
En su planta baja, sigue funcionando como Oficina de Correos, que antes era la única que funcionaba en el Distrito Federal.

Afortunadamente, ahora que fui, la oficina de correos está restaurada y sirve todavía como oficina. De ahí les mandamos cartas a nuestros abuelos, felicitándolos por el día del abuelo, ojalá les llegue la carta antes del día del abuelo.
¿Y tú, ya conociste tu Ciudad? Te invito a que conozcas este edificio y que sepas sobre la historia del correo en México, a mi me encantó.

regresar