Por: Isaías Osorio, 6º Año
Alumno del Colegio Lancaster

Cuando tenía seis años, un día en el parque de los Pilares, estaba con mi mamá y mi hermano. Mi Bro y yo 'tábamos jugando y de repente mi mamá dijo que ya nos teníamos que ir y entonces me enoje y empecé a llorar y como había dos caminos para ir al coche, mi hermano y mi mamá se fueron por uno y yo me fui por el otro (como en Caperucita Roja), y como era época de lluvia, había mucho lodo y entonces mi Brother, que es 4 años más grande que yo, me gritó: -¡Cuidado con el fango! -y yo no le hice caso porque estaba rete enojado y de repente mi mamá escuchó mi grito todo desesperado: -¡¡¡MAMÁAAA!!! Y cuando me vio, yo estaba todo lleno de lodo, y todo esto pasó ¡Por berrinchudo!

Bueno, ahora que ya tengo 11 años, todavía recuerdo esta anécdota y me da risa. Yo pienso que todos tenemos siempre algo que recordar de cuando éramos chicos.