Había una vez una pulga que se había enamorado de un perro.