Después de tantos años, no puedo creer que me esté despidiendo. En cierto modo, aún no asimilo la idea de que Brunilda y yo nos vayamos de este periódico. Se me hace raro dibujar una tira, pensando que es la última, pero… ¡¡Hey!! …hay que aprovechar hasta el último momento, y créanme que yo he disfrutado desde la primera tira en la que engañan a Brunilda con un títere, hasta esta última en la que se despide.

Lo que más necesito decir el día de hoy, es básicamente: ¡¡Muchas gracias!!
Gracias a todos. A Ana Cecilia, a los escritores, a los lectores, a ti, Cienpiés. A Ana Cecilia tengo que decirle que nunca acabaré de agradecerle toda la paciencia que me tuvo en estos años y el haberme dado la enorme oportunidad de escribir en el periódico. Le prometo que voy a seguir escribiendo, aunque sea de forma diferente, y espero que sepa lo mucho que la aprecio por todo lo que ha hecho por mí.

A los lectores y escritores les agradezco por formar todos juntos el periódico "El Cienpiés" y por haber leído (y espero, disfrutado) mis tiras de Brunilda. Si no fuera por ustedes, Brunilda no hubiera nacido siquiera, y ella también les está muy agradecida.

A ti, Cienpiés, ¿Qué decirte? Nos hemos vuelto grandes amigos, mi buen compañero insecto. Hemos compartido muchas aventuras y nunca voy a olvidar que siempre tuviste un lugar para Brunilda en tu periódico. Gracias por todo, te vamos a extrañar.

En fin, par no ser más cursi, sólo me queda decirles a todos que nunca dejen de escribir o dibujar, no importa lo que sea, pero mantengan vivo y feliz al Cienpiés, así como han hecho hasta ahora.
Ha sido siempre un orgullo formar parte de ustedes y de nuevo Gracias por dejarme serlo. Me despido feliz porque Brunilda no podía haber vivido en mejor lugar, y ella también se va feliz, porque sabe que la quieren, ¿no es así?
Finalmente saludo a Miss Adriana del Instituto Jan Amós, que a no ser por ella, Brunilda no habría llegado ni se habría despedido, y yo no hubiera pasado por toda esta increíble experiencia.

Y bien, me voy, Adiós. Sofía.

Esta es la primera tira enviada por Sofía y publicada en Junio de 1996


Parece que fue ayer cuando recibimos la primera tira de Brunilda, enviada por una niña que terminaba su 3er año de primaria, y ahora, llega la última tira, cuando esa niña de entonces, cursa 3er año de secundaria.

A mí también me entristece cuando tengo que aceptar que chicas y chicos que crecen con nosotros, y rebasan la edad de 14 años, ya no puedan continuar en El Cienpiés, un periódico que nació para ofrecer espacio a niños y niñas que quieren publicar sus creaciones y sus ideas. Estoy segura que muchos niños y niñas recordarán siempre a Brunilda, la serpiente que apareció en primera plana durante ¡65 meses!...

Claro que es triste despedirse, pero en tu caso, querida Sofía, nos llena de alegría saber que es por has crecido y ahora te encuentras en el mundo de los jóvenes, en donde -estamos totalmente seguros- continuarás lo que iniciaste en este periódico. Algún día nos encontraremos de nuevo y podrás platicarnos en qué mundos has incursionado. ¡Felicidades por haber creado a Brunilda! ¡Felicidades por haber participado en este periódico! ¡Felicidades por estar cumpliendo en este mes 16 añotes! Recibe todo el cariño de:

Ana Cecilia Almeida, Editora; Fausto Arrellín Rosas, Diseñador; Adriana García y Maru Visoso, del Inst. Jan Amós, y de tu amigo insecto: EL CIENPIÉS.

regresar