Por: Paula Tarriba Rodríguez, 3° año
Alumna del Colegio Bilbao


Había una vez un elefante que se llamaba Gerardito, y le gustaba mucho estar con sus amigos. Siempre jugaba con Ruperto el oso, su mejor amigo. Pero un día Ruperto y Gerardito estaban jugando, y Ruperto lo dejo solo. Gerardito lo busco, y vio a un gato, un perro y un pollito, y les dijo: ¿puedo jugar con ustedes? y los animalitos le dijeron: ¡claro que si! Los animalitos jugaron todos los días, pero ellos lo empezaron a molestar, y Gerardito les respondió con golpes.

No quedaba más que dejar la amistad, y Gerardito tuvo que empezar a jugar con los otros animalitos de su salón.

Moraleja:
Un amigo de verdad no rompe su amistad, arregla los problemas.

 

regresar