Por:Mario Godinez, 3° año,
Alumno de la Escuela Juan de Jáuregui

 



La mayoría de los niños, cuando escuchan la palabra monstruo, les da miedo y se imaginan a un ser maligno y aterrador. Pero yo tengo una opinión diferente: existen monstruitos buenos, como mi amigo DESASTRÍN. El es muy chaparrito y tiene dos garras con las que me toma de mi mano para ir juntos a todos lados, siempre me acompaña.

DESASTRÍN es un monstruo bueno y siempre me da consejos, cuando no sé qué hacer. Cuando me asusto en las noches, siempre me consuela, y me dice que no existen los monstruos malos, solo los buenos como él, y yo puedo seguir durmiendo tranquilo.

DESASTRÍN es mi gran amigo imaginario.
¿Y tú qué opinas sobre los monstruos?
¿Y tú tienes un amigo imaginario?