Por: Rex Fabián Córdova, 1º A
Alumno del Instituto San Angel Inn

 

 

Había una vez un gusanito que no tenía casa y fue a preguntarles a algunos animalitos si podía vivir con ellos (hormigas, peces, pollitos), y le contestaron que sí, pero había un problema ¡a todos ellos les gustaba comer gusanitos!

 

 

 

Entonces se asustó mucho Gus y corrió y luego se quedó dormido, y cuando estaba dormido una hada le dio una casita y se convirtió en un caracol muy bonito.

 

 

 

Gus fue muy feliz, porque se podía llevar su casa todos lados y los animales ya no se lo comieron y fue amigo de todos esos animales.
FIN.

 

 

 

Cuando hice este cuento me divertí mucho, porque estaba con mi mamá y mi papá y mi papá me ayudó con los dibujos y yo le ayudé a pintarlos, y mi mamá me ayudó un poquito con el cuento, porque yo tenía unas ideas, y ella me ayudó a escribirlas. Les mando a mis queridos papás las gracias, porque me ayudaron y me divertí.

regresar