Por: Lya María Ana Domínguez, 4º año.
Alumna de la Escuela Herminio Almendros


En mi último concierto de piano que fue en la sala Ollín Yoliztli, yo y mis nueve compañeros y estábamos muy nerviosos.
Todos nos dimos cuenta, que al tocar el piano, salían duendes y saltaban las notas de las partituras. Nosotros nos dimos cuenta, porque cada vez que nos equivocábamos, salín esos duendes bailando.

Creo que mi maestra vio también a los duendes, porque cuando nos equivocábamos, ella sonreía. Al final del concierto, nos dijo: -Son los duendes… ¡Pero sé que mis alumnos los pueden derrotar!

 
regresar