Por: Maya Cocucci y Atzín Batres Gaytán, 1er año,
Alumnos de la Comunidad Educativa Decroly

 


Había una vez una estrella que estaba paseando por el espacio. Era la más grande de todas y brillaba mucho. De pronto, llegaron unos asteroides que eran azules y rosas, como el chocolate espacial. Los asteroides eran gigantes, como del tamaño de la escuela, y cuando golpearon a la estrella, la rompieron.

Los pedazos de la estrella seguían brillando.

Entonces, cada marciano agarró un cachito para poder usarlo como linterna, porque en el espacio todo es oscuro.
Al final, un cuarteto de astronautas, que eran dos hombres y dos mujeres, llegaron con un imán y juntaron otra vez los pedacitos de la estrella para que pudiera seguir paseando por el espacio.

La estrella les dio las gracias y se fue muy feliz.
MMM