Por Alfredo Rodriguez Alcántara, 5º año,
Alumno de la Escuela Activa Paidos