Por Paulina Cabañas 6º año, Corresponsal, Ilustración de Daniela Ducoing, 6º año.
Alumnas The Churchill School




Hace algunos días estuve en el desierto de Sonora ubicado en el norte de nuestro país y en el sur de Estados Unidos. ¿Saben lo yo que me esperaba, cuando me dijeron -¡vamos a ir al desierto!? Me imaginé un lugar solitario, con pura arena y unos cuantos cactus, pero cuando llegué al desierto, me dije a mi misma: -¡Ahhh, pero que ignorante eres! Porque, cuando simplemente me asomé por la ventana del coche, vi lo que podría llamarse, un paraíso natural.

El primer lugar que visité, llegando al desierto, fue el museo del desierto Arizona - Sonora. Este museo casi no tiene nada de museo, más bien es una mezcla de zoológico y jardín botánico juntos. En este museo habitan trescientas especies de animales y mil doscientas especies de plantas en exhibición. Ahí vi animales como gatos salvajes, ardillas, iguanas, pumas, pavos, venados, lobos, osos, y ¡hasta peces!, aunque no lo crean, existen treinta y cinco especies de peces nativas de este "desierto". También había invernaderos naturales conservando ¡casi cien de diferentes especies de cactus!

El siguiente y último lugar que visite, fue el museo del Saguaro (el saguaro es la especie de cactus más común en este desierto). En este lugar me di cuenta de que cada saguaro era como una persona: único y diferente a todos los que le rodeaban. Los saguaros son los cactus que se ven en las películas (si has visto alguna) o en las caricaturas, altos y con "brazos", pero aunque parezca que los hay en todos los desiertos, realmente solo habitan en este desierto.

Seguramente no te imaginabas que existieran tantas especies, ¿verdad? Bueno, te recomiendo que visites este desierto, ubicado en los estados de Sonora y Baja California en nuestro país, y en los estados de Arizona y California en los Estados Unidos, sí que vale la pena visitarlo.