Por: David Velasco Rosales
Alumno de la Escuela Juan de Jáuregui

 


Para mí, mi mami es una gran estrella que ilumina todo el cielo.
La madre es la flor más hermosa del jardín.

La madre ilumina nuestro camino y nuestros ojos. Ellas son el renacimiento de algo maravilloso.

Son ¡Tan, tan hermosas! Como un cometa que su encanto es irresistible.
¡Felicidades, mamita!