YO FUI PIONERO DEL "CIENPIÉS"
Vladimir Arteaga Figueroa, 25 años.
Licenciado en Relaciones Internacionales.
Pionero del "Cienpiés" en 1994

Hace tan solo unos días, cuando regresaba del trabajo, venía como siempre… pensativo.

Entre esos pensamientos de un joven que rebasa el cuarto de siglo, se encontraba la famosísima "inmortalidad del cangrejo", el calor, unas gomitas que venía masticando y de la siempre difícil decisión de saber cual videojuego jugaría al llegar a casa (el inmortal remanente de mi niñez).

Al entrar al fraccionamiento donde he vivido los últimos 14 años, se me acercó una vecinita -de unos 8 años- para venderme el "Cienpiés"… Y de "sopapo" me llegaron los recuerdos de cómo empezamos a idear, a mis 13 años, entre mis vecinos y yo, aquel pedacito de papel llamado "Cienpiés"… de cómo mi débil mano dejo de jugar videojuegos por un momentos, para dedicarme a escribir un cuento corto para la primera edición de aquel pequeño periódico; de cómo, gracias a esto, empecé a interesarme por la lectura. Recordé el dibujo que acompañó mi cuento, éste que ahora les obsequio.
También recordé de cómo nos entusiasmó vender la primera edición a los vecinos, paraditos en los topes del fraccionamiento y de cómo nos reuníamos para pensar qué le quitábamos o que le poníamos al pequeño "recién nacido", bajo la batuta de Ana Cecilia, nuestra "gran amiga", y de cómo ella nos alentaba a seguir escribiendo (hábito que por cierto aún tengo).

Recordé también la melancolía que sentí al dejar de ser colaborador, para convertirme en lector de la siguiente generación de pequeños grandes escritores; de cómo -de pronto- el "Cienpiés" ya se vendía en escuelas, de las sonrisas de los niños al verse publicados, del aporte cultural que está dejando en nuestra niñez… ¡bueno!, hasta de una ex novia que me cortó… literalmente me acordé de todo. Me sentí orgulloso, hinchado de alegría.

Así fue que sin pensarlo, saqué el dinero para apoyar la venta de mi vecinita, a sabiendas de que esta compra, también representaba el apoyo a mis recuerdos, a la voz de los futuros columnistas, a la batuta de Ana Cecilia, al aporte cultural de nuestra niñez, a un algo que para mi representa un todo… porque la niñez lo es todo.


YO FUI PIONERA DEL "CIENPIÉS"
Claudia Cárdenas Hernández, 22 años.
Alumna de Comunicación, 8º grado.
Universidad del Claustro de Sor Juana.
Ilustración: Ma. Fernanda Sánchez, 11 años/1996

Hola, mi nombre es Claudia Cárdenas Hernández y quiero platicarles que yo participé en "El Cienpiés" durante los primeros tres años de su vida. Imagínate: ¡en sus primeros números, el periódico constaba de sólo 4 páginas!

Entré a los 12 años y tuve que dejar de colaborar cuando cumplí 15, ahora tengo 22.

Mi experiencia en el Cienpiés ha sido una de las mejores de mi vida, en serio! Si este periódico dejara de publicarse, creo que se apagaría una de las mejores etapas de mi infancia. En él aprendí a expresarme con propiedad, a redactar correctamente, a perder el miedo al público, a tener más confianza en mí misma y a obtener lo que quiero en una entrevista.

Gracias al "Cienpiés" descubrí el gusto y el talento de escribir, tanto así, que ahora estoy estudiando Comunicación, voy en el penúltimo año, y quiero dedicarme a hacer guiones.

En mi primer artículo, hablé de la "Esperanza", escribí que… "cuando existe, todo puede pasar y el mundo de la persona es de colores y casi siempre -esa persona- encuentra la solución a sus problemas…" Todavía recuerdo estas frases y constantemente las aplico a mi vida actual.

También recuerdo a mis compañeros escritores y dibujantes… ¿qué será de ellos? …de Beto Chávez, de Sandra Jiménez, de Johana Jacob… Ojala leyeran este periódico y se comunicaran!