Ilustración: Valentina Nieto, 2ºA, Alumna del Instituto San Ángel Inn
Por: Dulce María López, 14 años, Alumna de la Esc. María Montessori
Corresponsal

Todos alguna vez hemos salido a pedir calaverita o nos hemos disfrazado de algún monstruo. Otros, este 2 de noviembre pondremos nuestro altar, pero tal vez no sabemos los orígenes de estas dos celebraciones, que aunque parezcan iguales son muy diferentes.

El Día de muertos surgió con los mayas en Monte Albán y se usaba para hacerles un homenaje a los muertos. Después los aztecas usaban objetos simbólicos que representaban algo especial, como la sal, la flor de cempasúchil, el agua, etc. y que guiaban al Mictlán o lugar de los muertos.

 

La comida que se utilizaba en las ofrendas significaba que se habían acabado los tiempos de escasez y venían los tiempos de abundancia. La palabra "halloween", es una contracción de "Noche de todos los Santos" en inglés: All Hallows Eve.

El halloween que conocemos hoy día ha sido influenciado por varias culturas como la celta, romana y cristiana. Ellos celebraban su Día de Año Nuevo el 1 de noviembre.

En la noche del 31 de octubre, los celtas creían que los muertos, espíritus malignos y las brujas vagaban por la Tierra, y que los más perversos de estos seres, regresaban como gatos negros que hacían travesuras a los vivos. Con la esperanza que los dejaran en paz, los celtas se disfrazaban para aparecer como uno de los muertos o malvados, y colocaban fuera comida horneada para este detestable grupo.

A través del tiempo estas dos tradiciones se han ido uniendo; si te fijas en el dibujo de Valentina, está la ofrenda de muertos, pero el "Cienpiés" está disfrazado de bruja y en el dibujo de Ana, las calacas también están disfrazadas de brujas. Pero es bueno saber que los monstruos, las brujas, etc. son de halloween, mientras que las calaveras, velas, ofrendas, etc. son del día de muertos.

José Miguel Cruz, 5ºA (Mazenod)

 

Las calaveras literarias también son una tradición en México, y aquí podrás leer una:



Ana Sofía, 3ºB (Mazenod)
Estaban los niños del Cienpiés
Muy contentos y felices,
Cuando llegó la calaca
Y se los llevo por horribles.
Los niños muy interesados
Preguntaron a la flaca por Ana
-Se la llevo la parca
Y de ella no se sabe nada.

Juan Pablo Chávez, 2ºA (Mazenod)

Gerardo Camacho, 4ºA (Mazenod)
Estaban los niños del Cienpiés
Muy contentos y felices,
Cuando llegó la calaca
Y se los llevo por horribles.
Los niños muy interesados
Preguntaron a la flaca por Ana
-Se la llevo la parca
Y de ella no se sabe nada.

Mariana Hernández, 2ºA (Mazenod)

Ana Everaert, 4ºA (Mazenod)
Todos los niños comenzaron
A caminar un largo tramo,
Lleno de horribles espantos,
Hasta que encontraron
A la parca muy entretenida
Y Ana muy tranquila.
De repente todos sonrieron
Al ver a la parca leyendo
El Cienpiés de Noviembre
Y… ¡Patas pa'qué las quiero!
Todos salieron corriendo.