Por: Carmen Vinuesa, Fernando Salazar, Santiago Fernández y María Molina, 4º A,
Alumnos del Colegio Tomás Moro

 


Ilustración de Santiago Fernández

 

NIÑOS: -¡Alto huracán! Queremos que nos respondas: ¿Por qué has hecho que la gente sufra con tu agresividad? ¡¿Ya te diste cuenta cuánta gente esta sufriendo debido a la fuerza de tus vientos fuertes?! Ya te vimos en la televisión pasando por tantos lugares y dejando todo destruido y ahora la gente no está tan feliz como antes. ¿Qué te pasa?

HURACAN: -¡No puedo controlarme! El cambio climático ha alterado mi ojo, y me he vuelto más agresivo.

NIÑOS: -¡Cómo! ¿Nosotros tenemos la culpa?
HURACAN:
-Si, porque la contaminación destruye la capa de ozono y los rayos de sol pegan más fuerte en el agua, y así me transforman en terribles huracanes feroces.

NIÑOS: -Oye, tu dabas brisa y no destruías, dinos qué podemos hacer ahora.
HURACAN: - Díganle a TOOOOOODO el mundo que ¡¡NO CONTAMINEN!!

NIÑOS: -Está bien, lo haremos, pero ¡ya cálmate!, no queremos ver a tanta gente sufriendo, porque… ¡Lo pierden todo! Y… ¡Se sienten perdidos! Nos propondremos separar la basura y no tirarla en la calle.

A LOS LECTORES:
Recuerden todos: no hay que seguir contaminando porque nos vamos a meter en muchos problemas.