Por: Karen Trujillo, Mariana Roldán y Elizabeth Bautista, 6º año, Alumnos de la Escuela Primaria Cuauhtémoc

 

Ilustrado por Gabino López Jiménez, 6º A

 

Había una pareja que fue a una fiesta a Cuernavaca, y cuando terminó, ellos se quedaron a recoger. Al dar las 12 de la noche, terminaron, se fueron en su automóvil y a medio camino se les terminó la gasolina, entonces el chavo fue por gasolina y le dijo a su novia que no le abriera a nadie más que a él.

Pasó un rato y unos monjes se acercaron y le tocaron a la ventana del automóvil. Ella, recordando lo que su novio le dijo, no abrió la puerta.

Los monjes le enseñaron la cabeza de su novio y rompieron la ventana y también le cortaron la cabeza a ella. Desde entonces se sabe, que en estas fechas, por carretera vieja a Cuernavaca, vagan unos monjes asesinos.