Por Diego Jaramillo, 5º año, Ilustración: Ximena Martínez, 4º año.
Alumnos del Instituto Jan Amós



Ilustración de un viaje por el sureste de México

 

Una experiencia para sentirme orgulloso de ser MEXICANO

Hola, Soy Diego y te voy a contar a donde fui las pasadas vacaciones de verano, porque fue una experiencia de mucho orgullo.

Hice un viaje al sureste de México con mi familia en automóvil, la verdad era una experiencia nueva y no sabía cómo la iba a pasar, si sería cansado o hasta aburrido.
¡Qué sorpresa me llevé al descubrir que vivo en un país tan bonito y con tanta historia!

Primero salimos a Fortín de las Flores que está cerca de Orizaba y Córdoba, donde nos quedamos tres días, después nos fuimos a Tlacotalpan un pueblito muy bonito a orillas de un río; ahí todas las casas están pintadas de colores vivos y como el calor es tan fuerte al medio día y en la tarde, la gente se queda en sus casas y sólo se ve gente por la mañana y por la noche.

Después nos fuimos a Catemaco, famoso por ser tierra de "brujos". Visitamos la isla de los changos y -aunque tú no lo creas- uno se subió a la lancha en la que íbamos. De ahí nos fuimos a Palenque y vimos las ruinas que son ¡algo espectacular! Seguimos a Villahermosa, visitamos el Museo Parque de la Venta, ¡Muy interesante! Luego fuimos a Campeche y el centro de la ciudad está rodeado por una muralla construida en el siglo XVI para defender la ciudad de los piratas. Por último visitamos Mérida con sus ruinas de Uxmal y Chichen Itzá. De ahí regresamos a Villahermosa, para regresar a México.